Tork lanza el primer paño de limpieza industrial sin pelusa

Este paño sin pelusa, que además cuenta con propiedades antiestáticas, es idóneo para limpiar, pulir o desinfectar superficies, herramientas y componentes sensibles.

web-blog-01

Es de sobra conocido que una de las principales quejas de los clientes es que los paños dejen restos de pelusa -las partículas y las fibras abandonan el paño sin tejer y se quedan en la superficie- tras el proceso de limpieza, lo cual resulta incómodo y menoscaba el resultado final del trabajo.

Consciente de esta realidad, Tork ha diseñado un paño de limpieza industrial para limpiar sin dejar residuos. Se trata de una innovadora solución que amplía el portfolio de la gama de productos de limpieza y secado de Tork. Este paño sin pelusa, que además cuenta con propiedades antiestáticas, es idóneo para limpiar, pulir o desinfectar superficies, herramientas y componentes sensibles. Además, es compatible con el uso de disolventes, detergentes y desinfectantes y facilita las tareas más importantes, protegiendo al mismo tiempo los procesos, los sistemas electrónicos y las superficies sensibles.

El paño de limpieza industrial sin pelusa de Tork está preparado para atender las demandas más exigentes, ya que resulta perfecto tanto para tareas técnicas como para las de limpieza industrial que precisan resultados impecables.

De hecho, organismos independientes avalan su potencial -Tork ha sometido al paño de limpieza industrial a una serie de pruebas que garantizan su calidad:

  • Cumple los requisitos de las normas SAE (el organismo encargado de desarrollar estándares relacionados con los sectores aeroespacial y de la automoción más importante del mundo).
  • Sometido a pruebas que cumplen las especificaciones de los materiales aeroespaciales 3819C relacionadas con la pelusa.
  • Sometido a pruebas realizadas por uno de los dos laboratorios certificados para esta especificación -University of Dayton Research Institute-.

El paño de limpieza industrial sin pelusa resulta idóneo para:

  • El sector alimentario, pues se puede utilizar en una amplia variedad de superficies: encimeras, electrodomésticos, áreas de cocina, utensilios –desde la vajillas hasta la cristalería-.
  • La industria electrónica, para su uso en superficies de mayor tamaño en revestimientos exteriores o más pequeñas, de difícil acceso, en piezas interiores.
  • Pintura para vehículos: antes y después de pintar el coche e, incluso, para eliminar el exceso de aceite en las piezas del automóvil.
  • Fabricación de aviones: piezas grandes y pequeñas.
  • Imprenta: preparación de superficies para impresión, acabado de productos o limpieza de superficies de escáner.